Si te produce fastidio el sonido de la alarma por la mañana, y cuentas los días hasta el fin de semana, parece que eres el caso clásico de alguien que es infeliz en el trabajo. Ser feliz en nuestro trabajo no sólo es importante para nuestro bienestar personal, sino también puede afectar de manera significativa nuestra productividad y desempeño profesional.

Entonces, ¿qué puedes hacer para asegurar que serás feliz en el trabajo? Aquí hay algunos pasos sencillos que pueden ayudarte a aumentar tu estado de ánimo, por cortesía de Office Vibe.

  1. Comer de forma saludable
    Lo que comes puede tener un enorme impacto en tu estado de ánimo. El consumo de alimentos ricos en nutrientes ha demostrado que te hace más feliz, así que trata de encajar las 5 comidas diarias!
  2. Haz algo de ejercicio
    El ejercicio libera endorfinas que aumentan nuestro estado de ánimo, por lo que trata de dedicarle aunque sea unos pocos minutos cada día. Una caminata luego del almuerzo por ejemplo.
  3. Haz comentarios y sugerencias a tu empresa
    Si hay algo que crees que podrías mejorar de la forma en que se hacen las cosas o el ambiente de trabajo, habla con tu jefe sobre ello. Proporcionar feedback nos ayudará a dar forma a la empresa y si algo molesta, poder ser capaz de resolverlo.
  4. Dar un paseo
    Un corto paseo podría ser lo que necesitas para ayudar a tu creatividad, y para ser feliz. Obtener un poco de aire fresco también puede ayudarte a sentirte con más energía y alerta.
  5. Demostrar gratitud a los demás
    Al escribir un correo electrónico ó simplemente firmar un correo cualquiera agradeciendo o alabando a un miembro de tu equipo, aumentará tu sentimiento de apoyo social.
  6. Reflexionar
    Cada 15 días tendrías que mirar hacia atrás, a todo aquello que salió bien, y las áreas que se pueden mejorar o en las que te gustaría centrar tus energías.
  7. Meditar
    La meditación puede ayudar para relajarte y combatir el estrés. También se ha demostrado para mejorar tu sentido del yo.
  8. Conoce mejor a tus colegas
    Es bueno ir a tomar un café o a almorzar con un colega de vez en cuando para poder llegar a conocerlos mejor. El trabajo siempre es más agradable cuando te llevas bien con los que te rodean.
  9. Mantener un “registro de gratitud”
    Al escribir las cosas de las que estás agradecido, lo refuerza en nuestro cerebro y nos hace más felices con nuestras vidas. También puede ayudar a dormir y reducir la enfermedad.
  10. Ayuda a los demás
    Si se toman entre 10 y 30 minutos del día para ayudar a otra persona, puede hacer que te sientas menos tiempo restringido a tus tareas.