Al igual que cualquier otra conversación, una entrevista de trabajo es una vía de dos sentido: es tanto acerca de lo bien que escuchas como de lo que dices. Y hay más para escuchar que simplemente oir las palabras de la otra persona. Cómo los entrevistadores se sientan, cómo hacen sus preguntas, y lo que hacen mientras escuchan tus respuestas, puede decir mucho acerca de la dirección que la conversación puede tomar.

Por supuesto, durante una entrevista, el recruiter está en una posición de control, por lo que es importante que seas capaz de leer sus señales. La Web está llena de consejos para averiguar si alguien está prestando atención a lo que dices o no: ¿Está haciendo contacto visual? Está inclinándose hacia adelante mientras que hablas? Asiente con la cabeza? Todas buenas señales. Pero a menudo, el mensaje que alguien transmite está cifrado de formas que son más sutiles.

3 cosas que debes “escuchar” durante una entrevista de trabajo

Aquí hay tres cosas a tener en cuenta durante las entrevistas de trabajo:

  1. Escucha la pregunta oculta
    Ninguna pregunta de la entrevista es simple. En todos los casos, el empleador está buscando no sólo los conocimientos sobre tus habilidades y experiencia previa, sino que también busca pistas sobre cómo funciona tu proceso de pensamiento, cuán comprometido estarás con tu trabajo, y si vas a encajar en la cultura de la empresa. Ten esto en cuenta a medida que escuchas cada pregunta. Si te piden que describas una vez que tuviste una fecha límite ajustada, por ejemplo, también están tratando de tener una idea de lo bien que trabajas bajo presión y cómo trabajas con otros bajo circunstancias adversas. No es simplemente una cuestión de soplar y hacr botellas.
    Por lo tanto, no limites tus respuestas a lo obvio. Recuerda que durante las entrevistas de trabajo, explicar cómo has llegado a un punto en particular puede ser tan importante como mostrar que llegaste ahí.
  2. Escuchar para llamar su atención
    Obviamente, quieres mantener la atención del reclutador durante la entrevista. Incluso si se trata de una de esas personas que constantemente comprueba su teléfono celular mientras les hablan, puedes saber si están en la conversación. La pista más obvia es si ellos están haciendo más que simplemente preguntando.
    Un verdadero diálogo es más que un ping pong de preguntas. Se trata de historias, comentarios y respuestas de ambos lados. Si el reclutador parece estar siguiendo un guión, rompa su rutina haciendo preguntas tu mismo. Por ejemplo, después de responder a esa pregunta sobre deadlines, preguntale si él ha estado alguna vez en una situación similar, o si es posible que tengas que hacer frente a plazos muy ajustados como parte del trabajo diario en su empresa. Si te pide tu opinión sobre una noticia reciente de la industria, es buena idea preguntar acerca de sus puntos de vista después de darle los propios.
    Siempre deseamos que la entrevista sea una verdadera conversación. Un reclutador es más propenso a recordar al candidato con el que se involucró en una conversación, que los que simplemente se dejaban guiar a través de su lista de preguntas.
  3. Mantenerlos enfocados
    Presta atención a las señales de que estás perdiendo la atención del entrevistador cada vez que necesite más de un par de frases para responder a una pregunta. Algunas pistas son obvias. Los ojos pueden empezar a dar vueltas por la habitación, por ejemplo. Otros son más sutiles: Alguien, que ha sentado hacia adelante todo el tiempo, cambia de posición y empieza a frotar el brazo de su silla con sus dedos.
    Recuperar la atención de alguien va a depender mucho de lo bien que leas esas señales. Cada persona es diferente, después de todo. Un entrevistador que sea multitarea puede cómodamente estar participando de una conversación activamente, incluso si mientras está comprobando su correo electrónico mientras hablan. El truco es buscar signos de que el ritmo cambió. Por ejemplo, si esta persona multitarea permite pausas en la conversación, mientras que sigue absorto con un correo electrónico, lo más probable es que necesites recuperar su atención.
    Aunque sea el entrevistador quien hace las preguntas durante una entrevista, el solicitante tiene un montón de oportunidades para manejar la conversación. Siempre tendrás que estar a la búsqueda de pistas acerca del compromiso y los intereses del entrevistador. Los encontrarás en lo que haga, así como en lo que diga.

Fuente: Careearealism