Cuando estás buscando un nuevo trabajo, tu currículum vitae es tu tarjeta de presentación. A menudo es la primera vez que un empleador potencial llega a conocerte. Obviamente, quieres hacer una buena primera impresión.

Esto significa que no quieres un CV que haga que los potenciales empleadores te descarten.

Cuando la la gente piensa en errores, piensan en las palabras mal escritas, mal formato y errores tipográficos. Estas cosas son fáciles de evitar corrigiendo tus documentos a fondo. Aun así, rara vez una pequeña errata te dejará fuera de carrera. A menos que estés solicitando un trabajo como editor.

Pero hay otros errores que es probable que no te des cuenta que estás cometiendo. Aquí están tres de los mayores errores del curriculum vitae:

1. Inconsistencias

Lo primero que un reclutador probablemente hará después de recibir tu CV, es para comprobar tu perfil en LinkedIn. En este punto es comúnmente cuando  surgen las inconsistencias, debido a que tu CV no está de acuerdo con tu perfil de LinkedIn.

Esto no quiere decir que tu CV y LinkedIn deben ser idénticos. Pero deben estar de acuerdo cuando se trata de actuales y pasados empleadores, cargos, y fechas de empleo.

Por desgracia, cuando los candidatos preparan su resúmen, ponen todo su trabajo en una compañía bajo su actual título (y probablemente el de mayor prestigio). Esto es malo por dos razones. En primer lugar, no se muestra un progreso profesional. Y en segundo lugar, hace que los empleadores se pregunten qué otras inexactitudes pueden encontrar.

2. Información de Contacto Incompleta

Trabajando como reclutador, siempre me han sorprendido el gran número de currículums sin la información de contacto completa. Algunos tenían direcciones de correo electrónico y números de teléfono. Pero, muchos tenían uno o el otro.

Cuando estás buscando trabajo, es importante que sea fácil para los interesados ponerse en contacto contigo. Algunos reclutadores prefieren ponerse en contacto con los candidatos a través de correo electrónico. Otros prefieren simplemente una llamada. Incluso hoy en día se contacta a mucha gente por Skype, aunque no en un primer contacto.

Por supuesto, si realmente quieren ponerse en contacto contigo, hoy no es imposible encontrar tu número de teléfono o dirección de correo electrónico. Pero ¿por qué querrías hacer difícil algo que debería ser sencillo? Sé respetuoso de la forma de comunicación elegida por los demás, proporcionando información de contacto completa. Mientras estás en ello, pon también la dirección de tu perfil de LinkedIn. 😉

3. Información Irrelevante

Es increíble cómo muchas personas todavía incluyen información irrelevante en sus currículums. Mi favorito hasta la fecha fué un candidato que, postulándose a un puesto de trabajo en publicidad, se sintió obligado a mencionar que era un ávido bailarín de salsa. Genial si estás aplicando para un puesto de instructor de baile. De lo contrario, NO.

La lista es interminable. Los currículums que destacan las actividades fuera del trabajo contradicen directamente las aspiraciones laborales de un candidato. Piensa en un contador con un trabajo secundario como joyero. Algunos CVs incluyen actividades deportivas, como estar en un equipo de fútbol de la Universidad, ​​cuando el candidato se graduó hace 15 años. A menos que te hayas graduado en los últimos cinco años, no hay razón para incluir las fechas de graduación.

Además, es irrelevante que incluyas unas líneas sobre como lideraste a tu equipo de la universidad hacia la victoria (a menos que seas un graduado reciente): toma un valioso espacio que se podría utilizar para centrarte en tus habilidades y logros. Cosas que los empleadores buscan.

Tu curriculum vitae tiene que generar una buena primera impresión. Una que haga que un selector de personal o responsable de contratación quieran saber más. Con suerte, incluso que los lleve a pensar en ponerse en contacto contigo para una entrevista.

No pierdas valioso espacio con información irrelevante. No confundas con inconsistencias, o los hagas trabajar de detectives para encontrarte. Comienza tu relación con un posible empleador como el candidato a batir.

Fuente: Careerealism