Con un nuevo año que llega, comienza un nuevo capítulo para muchos buscadores de trabajo. Esto representa una gran oportunidad para quienes buscan trabajo de reevaluar sus carreras y crear nuevas metas para el próximo año. Al pensar en tus objetivos de carrera para el 2015, he aquí cinco consejos que debes tener en cuenta:

1. Recuerda que debes ser tu mismo.

Como profesional, es absolutamente importante atenerte a tus objetivos de carrera. No evites perseguir tus objetivos si son diferentes a los de tus amigos o compañeros de trabajo. Al centrarte en tus objetivos profesionales, podrás tomar mejores decisiones para tu futuro.

Si estás luchando para encontrarte a tí mismo como profesional o encontrar nuevos intereses, dedicá algún tiempo a leer libros o artículos acerca de tu industria, reúnete con profesionales en tu campo, e incluso toma una o dos clases. Al explorar tus opciones de carrera, descubrirás los intereses profesionales que te ayudarán a avanzar en tu carrera.

2. No tomes una decisión de carrera que esté basada exclusivamente en el dinero.

Aunque la compensación económica es la máxima prioridad para la mayoría de los profesionales, es importante ver el panorama completo cuando de solicitudes de empleo y aceptación de ofertas se trata. Al aplicar para puestos de trabajo en este nuevo año, no aceptes un puesto de trabajo solo porque pagan mejor. Asegúrate que también se alinea con tus valores y te proporcionará la experiencia que avanzar en tu carrera.

3. Evita el exceso de trabajo.

No es infrecuente que el profesional promedio trabaje de 50 a 60 horas por semana. De hecho, casi la mitad de los empleados trabajan hasta altas horas de la noche y los fines de semana.

Que sea un objetivo en 2015 crear límites en tu horario de trabajo. Por ejemplo, una vez que hayas terminado el trabajo del día, no consultes tu correo electrónico en casa o en el celular.

También es importante tener en cuenta las obligaciones que no son propicias para tu éxito, como participar en una organización que no te apasiona. Eliminando estas distracciones y compromisos improductivos podrás evitar el burnout.

4. Utiliza el fracaso como tu mayor fortaleza.

Si bien esto puede parecer un consejo extraño, tus fracasos en realidad pueden enseñarte lecciones de carrera importantes. Por ejemplo, si has fallado previamente en un proyecto porque te faltaban habilidades de comunicación adecuadas, utiliza esta experiencia para aprender a ser un mejor comunicador. Que tus fracasos te preparen para ser un mejor profesional en el futuro.

5. Valorá tu felicidad.

Muchos profesionales creen que necesitan poner sus compañeros de trabajo y al empleador en primer lugar a lo largo de sus carreras. Aunque es importante ser desinteresado, tampoco querrás descuidar tus necesidades personales. Cuando pasas por alto lo que de verdad quieres, esto puede afectar negativamente tu actitud, lo que causará repercusiones en el lugar de trabajo. Por ejemplo, si te hace completamente infelíz trabajar con un cliente en particular, habla con tu gerente. Él o ella podría ser capaz de cambiar tu carga de trabajo o darte la oportunidad de trabajar con otro cliente. Simplemente hablando en el trabajo, puedes cambiar tu estado de ánimo sin tener que buscar un nuevo empleo.

Fuente: Glassdoor