Al igual que cualquier otro tipo de relación, la relación con tu trabajo va a tener sus “altibajos”. En algunos casos, puede ser claro que la mejor solución es separarse, lo que significa que tendrás que encontrar un nuevo trabajo. En otros casos, haciendo algunos cambios en la forma de trabajar, puedes reavivar tu pasión, lo que te permitirá mantener tu trabajo y tu cordura.

Puede que no tengas ningún signo físico de desgaste profesional. En la lista siguiente se destacan 7 signos para detectar el Burnout y algunas formas en las que podrías beneficiarte de hacer algunos cambios.

  1. Es lunes 10 a.m. y no puedes esperar para el viernes.
  2. Resultados de las reuniones: sin preparación y desinteresado.
  3. Estás más dedicado a buscar excusas que a cumplir con los objetivos.
  4. Sueñas con enfermarte, así tienes una excusa para quedarte en casa.
  5. Evitas a las personas porque tienes miedo de conseguir más trabajo.
  6. Las personas te evitan porque no quieren oírte hablar de tu carga de trabajo.
  7. Usas la regla 50/50: usas el 50% de su tiempo tratando de averiguar de qué forma hacer el 50% de tu trabajo.

Si estos comportamientos se han convertido en la norma para ti en lugar de la excepción, es posible que hayas empezado a pensar en ti mismo como una especie de vago. En realidad, existen muy pocas personas vagas, lo que sí existen son las personas aburridas, que no encuentran la forma de hacer eso que los apasiona y como resultado se sienten atrapados en un trabajo que odian. Ponerse en modo “vago” es también una respuesta a la frustración por el exceso de trabajo, el subempleo, una mala remuneración y el mal liderazgo. Buenas noticias: Si te identificas con alguno de estos siete signos, hay algo que puedes hacer. He aquí una breve lista de cosas prácticas que puedes cambiar para poder avanzar.

1. Sé realista

Tomate un minuto para reconocer cómo te sientes acerca de tu trabajo y tu vida. Documéntalo, habla de ello con quien normalmente compartes todo, pero no te guardes nada dentro. Cuanto más se intenta ignorar cómo uno se siente, más ansiedad y frustración sientes acerca de tu situación. Cuanto antes se identifique como te sientes, más pronto podrás abordarlo.

2. Busca una fuente de inspiración

Encuentra un libro, CD de audio o MP3, algo que cuente la historia exitosa de alguien más, y leelo o escúchalo. El enfoque aquí es conectarse con los altibajos en su viaje y los desafíos que tuvieron que superar para alcanzar sus metas. Deja que Su éxito te motive para empujarte hacia tus deseos, a pesar de cómo te sientas en este momento.

3. Toma el Control

¿Hay demasiadas reuniones y tareas en tu lista de pendientes? Conviértete en el guardián de tu tiempo y energía, siendo el amo de tu agenda. Limita el número de reuniones que tienes en el día: si tu límite es de cuatro reuniones, la número cinco que llegue a tu casilla de email deberás declinarla o proponer un nuevo día y hora. Establece un sistema de gestión de correos electrónicos y prioriza las solicitudes. Asegúrate de salir fuera de la oficina o al menos conectarte con otras personas, de manera de no funcionar de manera aislada cada día.

4. Juega un papel diferente

¿Eres el miembro del equipo que siempre organiza todo? ¿O eres la persona de apoyo técnico ad-hoc para el equipo? Tal vez eres aquel al que todo el mundo acude cuando se presenta una crisis de última hora. Asumiendo el papel específico dentro de tu equipo puede haberte encasillado, y ahora no puedes salir de allí. Sea cual sea el “cubículo” en el que estés encerrado, sal de allí. Cambiar la forma de participar puede cambiar cómo te siente acerca de tu trabajo y de tus colegas.

5. Haz un plan

Puede ser muy difícil mantener la motivación si no puedes ver la luz al final del túnel. La mayoría de la gente se queda en el camino a ninguna parte porque no han hecho un mapa para ir a cualquier otro lugar. Empieza la elaboración de un plan de cómo vas a escapar o pasar a otra función. Podría significar volver a la escuela, actualizar tu CV para un movimiento lateral dentro de la empresa, la expansión de tu red profesional, el punto aquí es pasar de ser dominado por sentimientos de frustración a un lugar de acción.

Ojalá les sirva.

Renzo Montuori