El otro día oí otra historia de una entrevista de trabajo que salió mal. Un recruiter le preguntó a un candidato si tenía alguna pregunta. A lo que el candidato respondió: “Háblame un poco sobre ti.” Como si la entrevista hubiese terminado. El recruiter estaba más que molesto, porque el candidato le hizo una pregunta que fácilmente podría haber sido respondida pasando un poco de tiempo online.

Esto fue particularmente atroz, porque el candidato estaba aplicando para ser un analista de investigación, y el recruiter es muy conocido en el campo. Aún así, no saber algo acerca de la compañía y de la persona que tienes enfrente muestra una verdadera falta de iniciativa.

Moraleja? Hacer un montón de investigación antes de tu entrevista de trabajo.

Hoy en día, incluso las empresas más pequeñas tienen un sitio web. Comienza allí. Presta especial atención a la sección Nosotros/About Us, que a menudo incluye información sobre el personal clave. Algunas compañías tienen fotos y biografías de casi todo el mundo que trabaja allí. Lee cómo se inició la empresa y de su misión. Dedica algún tiempo a la revisión de los productos o servicios que venden. Esto te ayudará a tener cosas para mencionar y preguntar durante la entrevista.

A continuación, echa un vistazo a la presencia en línea de la compañía. Esto incluye los medios sociales, como cuentas de LinkedIn, Facebook y Twitter. Pero, no te detengas ahí. Dependiendo de la industria a la que pertenezcan, pueden estar en Instagram y Pinterest también. Lee lo que han publicado en los medios de comunicación social. Te dará una idea de la cultura de la compañía. ¿Son irreverentes? ¿O son todo negocios? También puede proporcionarte pistas, si no es información real, en cosas como sus clientes objetivo/ideales.

Asegúrate de revisar los perfiles de LinkedIn de los líderes de la compañía. Esto incluye a la gente con la que te entrevistas, tu jefe potencial, y su jefe también. Nunca se sabe a quién te presentarán si la entrevista va bien. Si tienes suerte, encontrarás los nombres en la web de la empresa. Si no, con sólo hacer una búsqueda de LinkedIn es suficiente. Puede encontrar que compartes los mismos intereses externos; que puede resultar valioso al tratar de construir una buena relación.

Antes de terminar la entrevista, los reclutadores y/o empleadores te preguntarán si tienes alguna pregunta. “No, creo que han cubierto todo,” no es la respuesta que ellos quieren oír. Así que asegúrate de tener algunas preguntas inteligentes preparadas de antemano. Preguntas que muestren que has hecho tu tarea y estás buscando ideas adicionales.

No cometas el error de hacer preguntas que fácilmente podrían haber sido encontradas por pasar una hora investigando online. Incluso si tu falta de iniciativa no te deja descartado inmediatamente, sin duda no deja una buena impresión.

Éxitos!

Renzo Montuori