¿Por qué los reclutadores y seleccionadores hacemos preguntas difíciles durante las entrevistas de trabajo? Simple: porque presentarte a un cliente y/o contratarte insume un riesgo. Tratamos de minimizar el riesgo haciendo preguntas diseñadas para descubrir problemas contigo o con tus calificaciones. Responde bien, y podremos ofrecerte el trabajo.

He aquí cinco preguntas difíciles que debes estar dispuesto a responder:

  1. “Háblame de tí mismo”:
    Ya hemos escrito una nota dedicada enteramente a cómo responder a ésta pregunta. Esto se pregunta comúnmente en entornos sociales, por lo que mucha gente responde con una respuesta social; esto es un gran error.
    Siempre responder a esta pregunta como si estuvieras respondiendo “¿Por qué deberíamos contratarte?”, porque eso es lo que realmente estamos preguntando. Qué nos importa más? Tu educación o tu experiencia? Tus habilidades? Tal vez seas un gran comunicador, un solucionador de problemas rápido o un motivador experto. Tus logros? Tu respuesta podría ser algo como: “Mi formación es en X, se me conoce por Y, y he logrado Z.”
    Todo lo que menciones será una razón por la que deberíamos ofrecerte el trabajo.
  2. ¿Qué es lo que más te molesta de tus compañeros de trabajo o jefes?
    Todo el mundo tiene cosas que le molestan de los demás, por lo que suena falso decir que no. Al mismo tiempo, no querrás parecer negativo, o dar la impresión de que te enojas fácilmente, o que buscas el conflicto.
    Elije algo muy general que probablemente molesta a la mayoría de la gente, y asegúrate de hablar sobre eso con calma. Por ejemplo:
    “No me gustan las actitudes negativas. No ayudan a nadie, ni siquiera a la persona que es negativa. Si hay un problema, deben centrarse en la manera de solucionarlo.” Eso dice que eres alguien que está enfocado en soluciones en lugar de problemas.
  3. ¿Por qué has estado sin trabajo durante tanto tiempo?
    ¿Por qué no has sido tentado por otras compañías? ¿hay algo mal contigo? Alivia los temores siendo positivo y ayudando a ver que es tu elección: no has encontrado todavía el empleo más adecuado.
    Si es cierto, puedes decir que tomaste un tiempo personal antes de salir a buscar  empleo (tal vez porque tenías un paquete de indemnización agradable), así que realmente no has estado buscando tanto tiempo. Digamos que has estado en algunas entrevistas, pero nada realmente adecuado. Tan pronto como digas eso, puedes agregar algo como: “Pero está muy activo el mercado últimamente, así que no creo que esté en la búsqueda por mucho más tiempo.”
    Esa es una importante táctica psicológica: todo el mundo quiere lo que otra persona quiere, así que date un poco de ese aura de inaccesibilidad al señalar que vas a ser contratado pronto.
  4. ¿Por qué no fuiste promovido en tu último trabajo?
    No obtener un ascenso no es tan malo como ser despedido, pero abre la puerta a preguntarse si hay un problema contigo. La mejor respuesta indica que se trataba de tu preferencia:
    “Me ofrecieron un ascenso, pero yo no quería asumir esa responsabilidad adicional.” Darles la razón, tal vez tenías niños pequeños, obligaciones familiares, o alguna otra cosa que no puede sea un factor actual.
    “Me ofrecieron un ascenso, pero yo no estaba interesado en moverme en esa dirección en mi carrera.” Si esa promoción no era una buena decisión en tu carrera, eso está bien.
    Tal vez la falta de oportunidades de promoción en tu antigua empresa es exactamente por lo que estás en la búsqueda de empleo, así que tiene sentido que estés buscando avanzar en otra organización.
    Una cosa que te ayudará si en cualquier momento hay alguna pregunta acerca de tus antecedentes: tus referencias. Cultivar buenas referencias y prepararlas antes de tu entrevista.
  5. ¿De que estas mas orgulloso?
    El peor error que los postulantes cometen es responder a esta pregunta con algo personal: terminaron la competencia Ironman, o están orgulloso de sus hijos.
    Tu respuesta a esto debe ser no sólo eso, debe estar específicamente relacionado con tu trabajo anterior, y con este trabajo.
    Piensa en tus logros de mayor orgullo en el trabajo y elige uno que sería especialmente impresionante para esta empresa, para esta posición (esto no es necesariamente lo que te haga sentir más orgulloso). Lee la descripción del trabajo y piensa en lo que puede coincidir con esos requisitos. En tu historia, trata de dar detalles cuantificables si es posible. No tengas miedo de presumir, y mostrar tu entusiasmo. Eso es a lo que esta pregunta apunta.
    En todas tus respuestas, ser estratégico es lo ideal: todo lo que digas en una entrevista de trabajo debe darles otra razón para contratarte.

Lo mejor que puedes hacer por ti mismo es preparar respuestas a tantas preguntas de la entrevista como puedas.