No pasa todos los días que una oferta de trabajo nos llega. Cuando consigues esa llamada telefónica del empleador soñado con una oferta de trabajo, estás emocionado! En ese momento sientes una descarga de adrenalina, pero con cada oferta de trabajo que llega, es absolutamente necesario tener la mente clara al evaluar lo que la oferta incluye.

Con el uso de los siguientes consejos, sabrás cómo manejar una oferta de trabajo profesionalmente.

1. Expresa aprecio y entusiasmo.

Independientemente de si se trata de tu principal elección de empleador o no, cuando llegue una oferta de trabajo debes siempre expresar agradecimiento y entusiasmo. Alguien que termina poco emocionado ante la propuesta le hará preguntarse al empleador si ha elegido al candidato adecuado.

2. Preguntar si será por escrito.

Cuando tienes la oferta de trabajo por escrito, hace que sea más oficial. También puedes revisar claramente los detalles para que no haya preguntas que queden en el aire.

3. Acordar una fecha límite para responder.

Cuando te hacen una oferta de trabajo, está bien tomar un poco de tiempo para pensar en la decisión a tomar, pero debes acordar con el empleador cuándo la responderás. Como mínimo, el empleador debería darte 24 horas, pero un día o dos más no es irracional.

El punto es que no quieres dejar al empleador esperando por una decisión. Cuanto más tiempo tengan que esperar, más se va a degradar la relación positiva que tengas con ellos.

4. Obtener respuestas a las preguntas pendientes.

Averigua con quién puedes hablar si tienes cualquier pregunta acerca del trabajo o la compañía. Lo mejor es no asumir nada de antemano, sé claro sobre cualquier pregunta que puedas tener. Si estás realmente luchando con llegar a una decisión, y puede ayudarte el reunirte con miembros del equipo, haz esa solicitud de inmediato al empleador.

5. Negocia, pero no seas codicioso.

La negociación siempre debe producirse a través del teléfono o en persona, más no por correo electrónico. Es justo negociar por lo que crees que es razonable, teniendo en cuenta tu investigación de lo que es estándar en la industria. El problema surge cuando los candidatos se vuelven codiciosos.

Por ejemplo, si le pides al empleador que acepte pagar una cantidad más alta en cuanto a salario, y se acepta la solicitud, no pidas aún más. Será evidente por esa acción que eres codicioso. Es poco halagador, e incluso puede llevar a algunos empleadores a rescindir la oferta de trabajo.

6. No te molestes en forzar cosas que no son negociables.

Algunas cosas son simplemente no negociables con los empleadores. Si el empleador declara que son reglas firmes, no presiones más. Por ejemplo, si deseas tener la opción de hacer “Home Working” un par de días de la semana, y el empleador ha declarado que no es una política de la compañía, no te molestes tratando de negociar esos términos. Fíjate si hay alternativas para hacer que las cosas funcionen como un cambio en las horas de trabajo para ciertos días, para que puedas comenzar el día de trabajo antes o después.

La forma de hacer frente a una oferta de trabajo puede reforzar o debilitar la relación que tienes con el empleador. Mantén una relación cortés y profesional siempre. Querrás construir una relación positiva en caso de aceptar o rechazar la oferta de trabajo.