Si todo indica que tu posición actual está en peligro, quedarse quieto y no hacer nada es generalmente la mejor manera de invitar empezar a sentir la ansiedad por la pérdida de empleo. Algunos ejemplos de amenazas a la seguridad laboral incluyen:

  1. La empresa está en venta y/o puede ser adquirida por otra empresa en la que alguien tiene un rol similar, o igual, al que tu ocupas. En este caso, tu posición puede considerarse redundante, y si no puedes encontrar otra necesidad para satisfacer, podrías ser el próximo empleado en salir por la puerta.
  2. La industria está en declive. Al igual que en el caso del rubro de los periódicos, donde la explosión de Internet y una nueva definición de “prensa libre” ha dejado patas para arriba a toda una industria, otras se encuentran a menudo desactualizadas y desplazadas por la innovación y la tecnología. Cuando esto sucede, las posiciones desaparecen. ¿Será la tuya la próxima en la guillotina?
  3. Tu rendimiento está en declive. Si has hecho todo lo posible para garantizar una evaluación de desempeño positiva y mantener la productividad óptima en el trabajo, y sin embargo, aún no puedes cumplir con las expectativas de productividad, es posible que desees poner tu carrera en órden. Ya sea que el empleo no se  ajuste a ti, o la cultura corporativa esté obstaculizando tu capacidad para actuar como tu sabes que puedes en otro lugar, considera la posibilidad de que tu trabajo en esta empresa puede estar en peligro.

Así que, ¿qué puedes hacer hoy para comenzar a empoderarte a tí mismo e impulsar tu carrera con esperanza y posibilidades de cara al futuro?

  1. Habla con un mentor o un amigo (o incluso contrata a un estratega de carrera) que no sólo sea digno de confianza, sino que también entienda el mercado de trabajo. Comienza a expresar tus sentimientos y pensamientos con alguien que pueda ayudarte a ordenar tus siguientes pasos.
  2. Investiga posiciones y empresas que no sólo te interesan, sino a las que creas que puedes agregar valor. Revisa cuántas de las palabras clave en tu CV actual se alinean con los requisitos del trabajo. O simplemente, encuentra frases y términos que sepas que otros roles requieran y modifícalo en consecuencia. Si tu CV es coherente con los requisitos, estás en el camino correcto. Si no, es posible que desees considerar si otro trabajo no sería un mejor ajuste y continuar la búsqueda.
  3. Capacitarse. Si hay un área de interés profesional que requiere una formación adicional a la que se tiene actualmente, a por ella!. Inscríbete en un curso o taller, o incluso un seminario o charla. Además, así como buscas nuevas oportunidades para las que eres apto, también deberías buscar esos puestos que proporcionan exposición al aprendizaje y formación adicional en áreas que deseas crecer.
  4. Actualiza tu currículum (o contratar a alguien para ayudarte). De cualquier manera, prepárate para estar muy involucrado en tu propia narración, porque posees la clave de la bóveda donde se almacena tu inteligencia de carrera. Se dueño de tu valor, y ser capaz de articularlo de una manera convincente. Si no estás seguro de tus puntos fuertes, ya que se han convertido en una segunda naturaleza para ti, encuentra a alguien para ayudarte a sacarlos a relucir. En pocas palabras, un CV actualizado todavía es un must-have en la búsqueda de trabajo de hoy. Un CV adecuado puede ayudarte a lograr la siguiente entrevista; uno débil podría dejarte sin posibilidades, compitiendo con cientos de otras personas que fallaron en la comunicación de su valor. No dejes la escritura de tu historia en las manos de las circunstancias de última hora.
  5. Potencia tu presencia en línea. ¿No tienes un perfil en LinkedIn? Crea uno. Si estas empleado actualmente, ser estratégico en la forma de subir tu nueva información a fin de no disparar alarmas de que estás buscando trabajo. Esto incluye una variedad de estrategias, una de ellas para presentar tu rol actual de una manera que muestra tu actual empresa, mostrándolos con una luz positiva. Twitter, Facebook, Google+ y hasta Instagram están repletos de reclutadores, y los posibles contactos perfectos que podrían enhebrar tu CV a través de la aguja de la próxima oportunidad.

Las señales de cambio generalmente se adelantan bastante al cambio en sí mismo. Lo mejor que puedes hacer es mantenerte atento a las señales, y prepararte para ello.