Si estás eligiendo entre dos trabajos, ¡enhorabuena! Todo el trabajo duro de tu búsqueda de empleo ha valido la pena. Pero una vez que la celebración ha terminado, tienes un verdadero dilema en tus manos. Cuando se trata de decidir entre dos trabajos, ¿cómo saber cuál es la elección correcta?
Para ayudarte a tomar una decisión, aquí hay seis consejos para comparar ofertas de trabajo para que puedas elegir la que te ofrezca el futuro más satisfactorio.

  1. Considera cómo cada trabajo se alinea con tus objetivos profesionales a largo plazo.
    Durante una entrevista para un trabajo, quieres demostrar que eres la mejor persona para el puesto y que la organización no puede vivir sin ti. Una vez que tengas dos ofertas de trabajo en la mesa, es hora de considerar cómo estos prospectos de trabajo se alinean con sus objetivos profesionales.
    En lugar de centrarte en lo que puedes hacer por la empresa, considera lo que cada empresa puede hacer por ti. Repasa todo lo que aprendiste sobre el trabajo, la organización y la cultura durante el proceso de entrevista.
    Luego, házte las siguientes preguntas:
    – ¿Cuál es el puesto que aún se alinea con mis objetivos profesionales?
    – ¿Un trabajo tiene más oportunidades de crecimiento que el otro?
    – ¿Qué trabajo me desafiará?
    – ¿Qué trabajo me ofrece la oportunidad de aprender nuevas habilidades?
    Si tienes problemas para decidir entre dos trabajos, considéralos a través de tus objetivos a largo plazo. Considera cuál posición es la más prometedora y elige la que te llevará a donde quieres ir.
  2. Sopesar salario y satisfacción personal.
    Al elegir entre dos trabajos, surge una pregunta fácil: ¿cuál paga más?
    Por supuesto, el salario no es el único factor importante. La satisfacción personal también es primordial. Entonces, ¿qué sucede si el trabajo que realmente no quieres paga mucho más que el que tienes?
    Si este es el caso, tendrás que sopesar si un salario más alto compensará un trabajo que no te guste. Seguro, tendrás más dinero para gastar fuera del trabajo. Pero si te aburres 40 o más horas por semana, un salario más alto podría no aumentar mucho tu felicidad.
    “Mi primera decisión laboral fue entre una empresa de consultoría financiera y una compañía de educación en línea”, dijo Augustin Kennady, director de relaciones con los medios de ShipMonk. “Si bien ofreció menos dinero, la compañía de educación en línea fue la decisión correcta en ese momento. También me dio las habilidades que necesitaba para tener éxito en mi próximo puesto.”
    “Recomiendo encarecidamente que decidas sobre tu trabajo, no necesariamente por el dinero, sino por la cercanía de la oferta con tus valores”, agregó.
    También podrías tratar de negociar más dinero. Practica tus tácticas de negociación salarial y descubre si puedes aumentar tus ganancias u obtener mejores beneficios.
    Si la paga de un puesto es muy baja, no podrás mantenerte, probablemente deberías ir con el otro. Pero si ambos salarios satisfacen tus necesidades, puede ser mejor elegir un trabajo más satisfactorio.
  3. Evalúa la cultura de cada lugar de trabajo.
    Muchos recruiters y selectores evalúan el ajuste cultural durante una entrevista. Quieren asegurarse de que encajas bien con su organización. Pero el ajuste cultural no es algo unilateral, ya que también deberás decidir si cada empresa es adecuada para ti.
    Si alguna vez has estado en un ambiente de trabajo tóxico, sabes lo cansador que puede ser pasar día tras día. Incluso si eres un apasionado de la misión de la compañía, perderás energía en un lugar de trabajo incómodo. Por otro lado, puedes desarrollar una pasión por una empresa si su cultura te hace sentirse valorado y desafiado.
    Al elegir entre dos trabajos, aprende más sobre la cultura de cada lugar de trabajo. Puedes preguntarle a tu entrevistador o comunicarte con los empleados actuales.
    Averigua qué estás buscando, ya sea una cultura de colaboración, independencia, flexibilidad o nuevos desafíos. Luego, elige la compañía donde tendrías el mejor ajuste cultural.
  4. Compara a tus dos potenciales jefes.
    ¿Alguna vez has escuchado que la gente abandona a los jefes y no a las empresas? Tu superior directo tiene un gran impacto en tu experiencia laboral.
    Un mal gerente podría hacerte perder la motivación o incluso querer dejarlo, estilo “Jerry Maguire”. Pero un buen gerente te motivará, además de ayudarte a aprender y crecer.
    “Uno de mis mayores errores de carrera hasta el momento fue no evaluar las habilidades de mi futuro gerente de antemano”, dijo Jéssica Carmona de Guarana Technologies. “Asegurarte de tener a la persona adecuada por encima de ti es importante, especialmente en tus primeros años”.
    Tu gerente puede incluso servir como una figura de mentor, guiándote en tu desarrollo profesional. Al elegir entre dos trabajos, investiga sobre tus nuevos gerentes potenciales.
    Puede preguntar cómo ayudan a las nuevas contrataciones en la transición al rol o qué planes de carrera están disponibles. O podrías hablar con los empleados actuales sobre sus experiencias con el gerente.
    “Me aseguro de hacer las preguntas correctas para asegurarme de que serán beneficiosos para mí tanto como yo para ellos”, dijo Carmona. “Me aseguro siempre de estar en compañías donde voy a ser capaz de crecer en un ambiente saludable, bajo los gerentes con el perfil adecuado para mi momento profesional “.
  5. Imagina un día típico en cada rol.
    Si te estás preguntando cómo decidir entre dos trabajos, la decisión probablemente no sea clara. Ambos roles tienen ventajas y desventajas, y ninguno es obviamente superior al otro.
    Una forma de cortar la confusión es imaginar un día típico en cada rol. A medida que lo hagas, házte éstas preguntas:
    – ¿En qué trabajaré todos los días?
    – ¿Con quién interactuaré?
    – ¿El trabajo implica viajar grandes distancias?
    – ¿Cómo sería ese viaje?
    – ¿Cómo es el edificio de sus oficinas?
    – ¿Cuáles son mis opciones para el almuerzo?
    “Haz una gran comparación”, aconseja Valerie Streif, asesora senior de Mentat. “Tener todo escrito y delante tuyo puede ayudarte a comprender en qué te metería cada opción de trabajo. Esto también puede ser una forma de obtener más información sobre cada oferta. Si hay puntos que te das cuenta que no puedes responder, puedes seguir los pasos para poder hacerlo”.
    Considera todos los detalles de un día típico en el trabajo, y visualízate pasando por todos esos puntos. Si los dos trabajos son similares en todos los demás aspectos, tu elección podría llegar a ser por un pequeño detalle, como un viaje más corto o un lugar de trabajo más atractivo.
  6. Confía en tu intuición.
    Una vez que hayas realizado la investigación y hecho tus listas, retrocede y conéctate con tu voz interior.
    Pregúntate:
    – ¿Mis listas me acercan más hacia un trabajo u otro?
    – ¿Qué trabajo me emociona?
    – ¿Qué dice mi instinto que haga?
    “Confía en ti mismo”, dijo Streif. “Te conoces, y a tus preferencias laborales mejor que nadie. Si tus amigos o familiares te están instando a ir contra tu instinto porque una opción puede parecer más prestigiosa, pero sabes que estarías más feliz con la alternativa, confía en ti mismo. Eres tú quien tendrá que trabajar allí “.

A veces, sólo tienes que arriesgarte y saltar al trabajo que te excita.