Todo el mundo quiere conseguir el trabajo de sus sueños, pero la mayoría de las personas tienen solo que excusas para fundamentar por qué todavía están en un trabajo sin futuro.

Aquí están nueve de las mayores excusas que impiden a las personas lograr el trabajo de sus sueños.

  1. Eres demasiado joven
    El éxito no tiene un requisito de edad mínima. ¿No me creen? Pregunta a Bill Gates, Mark Zuckerberg, Richard Branson, y Steve Jobs (bueno, a él va a ser un poco difícil preguntarle…).
  2. Eres demasiado viejo
    Del mismo modo que el éxito no tiene un requisito de edad mínima, tampoco tiene un límite de edad. Todos los días, las corporaciones estadounidenses y los medios de comunicación dicen que  a los 55 años de edad tu tiempo ha terminado. Esto no tiene sentido. Los veteranos tienen algo que los jóvenes no tienen, que es la experiencia. Cuando a las personas mayores les va mal, es que no comercializan y posicionan su experiencia correctamente. Ellos exageran en la importancia de un currículum brillante cuando un CV bonito ya no es suficientemente. ¿Qué hay de tu portfolio o sitio web? ¿Qué pasa con ese montón de cartas de referencia? ¿Qué hay de tu blog o tu libro? Podría seguir y seguir. Los veteranos no deben sentirse mal, porque los jóvenes tampoco están haciendo estas cosas.
  3. No tienes un título universitario
    Ni yo, pero eso no me impide conseguir un puesto codiciado en una gran compañía del Fortune 10. Sí, es verdad, un título universitario sigue siendo importante y todavía ayuda a conseguir que se abran algunas puertas, pero se está volviendo cada vez menos valioso para los empleadores, ya que es demasiado alta la oferta de personas con títulos universitarios y no hay suficiente gente con conocimientos comprobables y experiencia. Si deseas conseguir el trabajo de tus sueños, deja de pensar en tu falta de educación y comienza a centrarte en la adquisición de experiencia. Debes estar dispuesto a empezar desde abajo, y trabajar su camino a la cima. Sin embargo, no tomes este consejo demasiado en serio.
    Si bien es posible que no necesites un título universitario para conseguir el trabajo de tus sueños, eso no significa que no necesites una educación o habilidades. Considera sitios como Lynda.com, Udemy, Skillshare, o numerosas opciones de educación en línea.
  4. No eres lo suficientemente inteligente
    ¿Qué significa “ser inteligente”? Sé de un montón de personas “inteligentes” que toman decisiones muy estúpidas, se meten en deudas de miles de dólares pagando de más por universidades privadas y que ascienden a nada más que un punto por encima de la media. ‘Ser más inteligente’ no tiene sentido, y el esfuerzo puesto detrás de la medición de tu autoestima basada en ser “inteligente” no sirve para nada. Eres tan capaz como cualquier otra persona.
  5. No tienes lo que se necesita
    ¿Estás dispuesto a trabajar duro y hacer lo que se necesita? Si es así, entonces tienes lo que se necesita.
  6. No has pagado el “derecho de piso”
    Esto podría ser cierto. Sin embargo, no es una excusa ya que a menudo es algo plantado en la mente de las personas, por los compañeros de trabajo celosos y amargados que tuvieron que apuñalar por las espaldas sólo para obtener un puesto en los mandos intermedios. Las experiencias de una persona no dicta el resultado del otro. Pagar el derecho de piso tampoco debe ser indicativo de tomar parte en un experimento anual de maltrato al nuevo. Tu único trabajo como empleado es hacer tu trabajo, aportar valor y lograr resultados. Si esto se ha logrado y todavía no has encontrado tu trabajo ideal, continua en la búsqueda; es muy probable que lo encuentres.
  7. No has caído bien con los Jefes
    Si has aceptado la noción ridícula que debes besar el trasero de la dirección para salir adelante en el juego, ya has perdido, porque tras puertas cerradas alguien está haciendo lo mismo con el jefe mejor que tú, y cuando llega el momento de una promoción, serás marginado.
  8. No estás calificado
    Este es un juego mental utilizado por los managers con la intención de devaluar tu autoestima, para que los postulantes acepten el empleo por menos del valor de mercado. No caigas en esta trampa. Si has leído la descripción del trabajo y cumples con los requisitos, entonces estás calificado.
  9. No tienes las habilidades necesarias
    Si careces de las habilidades necesarias para obtener mejores oportunidades de trabajo, obtené más habilidades. Problema resuelto.

Éxitos en la búsqueda!