El mercado de trabajo es, y siempre será, altamente competitivo. Puedes apostar que cualquier trabajo que solicites, habrá otros candidatos (en algunos casos, docenas) igualmente calificados y determinados a conseguirlo como tú. Y, para destacar entre la multitud, algunos solicitantes de empleo van a hacer casi cualquier cosa para encontrar y conseguir un trabajo, incluso cayendo en lo poco convencional (y no profesional).

Pero hay una línea muy fina entre parecer determinado y estar desesperado.

Aquí hay tres estrategias de búsqueda de trabajo extremas que algunos solicitantes de empleo han usado, por qué no debes usar esas tácticas, y qué hacer en su lugar:

Táctica #1: El cartel de “trabajaré por comida”.

Después de estar sin trabajo durante más de cuatro meses, un hombre decidió llevar su búsqueda de empleo a las calles. Vestido con ropa profesional y acompañado por un cartel en el que se podía leer, “Estoy desempleado. Los sueños de mi familia no funcionan si yo no tengo trabajo! Por favor, tome un CV”, y le entregó copias de su curriculum vitae a los transeúntes en una acera concurrida.

Publicitar tus habilidades de trabajo en una concurrida calle de la ciudad requiere coraje, pero no te da la oportunidad de adaptar tu currículum a diferentes puestos de trabajo y organizaciones. Y, según una encuesta realizada por The Creative Group, casi el 40 por ciento de los ejecutivos dicen que el error que los candidatos más comúnmente cometen en un curriculum vitae es incluir información que no es específica a la tarea.

Qué hacer en su lugar: La naturaleza de Internet hace que salir a la calle con tu curriculum vitae en la mano sea totalmente innecesario. Hay un montón de otras maneras de que tu currículum sea visto por las masas, mientras que todavía te permite adaptarlo en consecuencia.

Las redes sociales profesionales y sitios de alojamiento de CV’s, te permiten tener un currículum que puede ser fácilmente buscado y visto por una gran variedad de profesionales y empresas. Si quieres ir incluso más allá, considera crear un sitio personal para fines profesionales, y agrega tu CV, un portfolio, referencias, y más.

Táctica #2: El Currículum – camiseta.

Puede que hayas visto esta táctica para buscar empleo de primera mano. Como ya te habrás dado cuenta, consiste en imprimir tu CV, habilidades, y la necesidad básica de un puesto de trabajo en una camiseta y llevarlo por la ciudad. Si bien esto anuncia literalmente tus habilidades y deseo de un trabajo, puede ser visto como un acto desesperado, por no hablar de perezoso.

Míralo de esta manera: Si otras personas en búsca de trabajo igualmente calificados y determinados están por ahí haciendo todo lo posible para encontrar el puesto de trabajo adecuado para ellos y tú simplemente llevas una camiseta y la esperanza de encontrarlo, ¿qué les dice eso a los encargados de contratación? Lo que es más, ¿cuáles son las posibilidades de que tu “curriculum vitae” sea visto por la gente adecuada?

Qué hacer en su lugar: No hay nada de malo en tomar un enfoque creativo para tu currículum. De hecho, los enfoques creativos, tales como CVs en video, pueden ayudar a destacarte del mar de solicitantes de empleo utilizando las mismas plantillas, sin brillo. Sin embargo, deberia ser de manera profesional y relevante para la industria o empresa a la que estás buscando unirte.

Táctica #3: La carta de presentación brutalmente honesta.

Teniendo en cuenta que el 51 por ciento de los empleadores dijo que descartan automáticamente a un candidato si encuentran una mentira en su CV, según una encuesta realizada por CareerBuilder, la honestidad es la mejor política. Hay, sin embargo, una diferencia con ser demasiado honesto, especialmente cuando se trata de la búsqueda de empleo.

En la elaboración de una carta de presentación, por ejemplo, algunas cosas es mejor omitirlas, como el motivo exacto por el que deseas que el trabajo (es decir, cuando la razón que tienes es principalmente el pago, sobre todo). En lugar de ser brutalmente honesto acerca de por qué quieres el trabajo, tu falta de experiencia, donde te ves a tí mismo en los próximos cinco años, por qué dejaste tu último trabajo, o la razón de la gran brecha entre empleos en tu currículum, enmarca tu respuesta bajo una luz positiva.

Qué hacer en su lugar: Tu objetivo, como solicitante de empleo, es encontrar el trabajo correcto. Y no se puede hacer eso sin ser honesto contigo mismo y con tu empleador potencial. Mientras que por un lado quieres ser honesto, no querrás estar al borde de ofrecer demasiada información (#TMI). Sé honesto sin ser brutal.

Jerry Seinfeld dijo una vez: “A veces el camino menos transitado lo es por una razón.” Y, cuando se trata de buscar empleo, sólo puede ser verdad.