La búsqueda de empleo ha tomado una nueva dirección. No se trata de navegar a las bolsas de trabajo online, elegir la oferta de trabajo que te gusta, y luego aplicar a la misma. Ese método sólo te dejará esperando una llamada o un email que probablemente no van a llegar. Los postulantes de hoy necesitan tomar un enfoque más proactivo e interactivo llamado “redes de trabajo” (job networks), y LinkedIn es un recurso para ayudarte a hacerlo.

Cuando creas un perfil en LinkedIn que es efectivo, va a ayudarte a ponerte en frente de los contactos adecuados (reclutadores, selectores de recursos humanos, profesionales en el campo, etc.) que pueden conducirte a la próxima oportunidad de empleo. Sin embargo, para que todo suceda, necesitas un perfil de LinkedIn que comunique y muestre la información correcta. Chequea tu perfil en LinkedIn con la siguiente lista:

  1. Presenta un titular o encabezado dirigido a tu público objetivo.
    El título o encabezado es lo que aparece en tu perfil de LinkedIn cuando es listado en los resultados de búsquedas. Es también lo que se presenta cuando los demás te miran a través de las conexiones de sus contactos. Por defecto, el encabezado de tu perfil de LinkedIn muestra tu puesto de trabajo actual y tu empleador, pero si quieres captar la atención de los demás, debe decir más que eso. Podrás encontrar más consejos para mejorar el encabezado de tu perfil de LinkedIn en “Errores que cometen los usuarios con sus encabezados de LinkedIn
  2. Muestra profesionalismo en tu foto de perfil.
    Un perfil de LinkedIn que incluye una fotografía gusta más que uno sin foto. Al elegir la imágen, es mejor optar por un retrato que te presente de manera profesional y te haga ver abordable. Podrás encontrar más consejos sobre la imágen de perfil en “Qué le dice tu foto a los empleadores?
  3. Personaliza la URL de tu perfil.
    Sea que elijas incluir tu perfil de LinkedIn en tu CV o en la firma de tu email, es mejor personalizar la URL. Se verá más profesional y memorable. Por ejemplo, www.linkedin.com/tunombre o www.linkedin.com/palabraclave
  4. Escribe una declaración importante en la sección Sumario.
    Al igual que el Currículum Vitae, tu perfil de LinkedIn debe tener un sumario o resúmen al comienzo que resalte qué es lo que tienes para ofrecer y cómo se traduce en valor para el potencial empleador. Mientras que en tu Currículum no se aconseja poner “yo”, “mi” o “mío”, en tu perfil necesitas tener un tono más coloquial, por lo que están bien.
  5. Haz tu Experiencia Laboral rica en palabras clave.
    A medida que describes y resaltas los logros en el trabajo bajo Experiencia Laboral, piensa en palabras clave relevantes para incluir de forma natural en tu escritura. Cuanto más rico en palabras clave sea tu perfil, más probable es que va a aparecer en los resultados de búsqueda.
  6. Consigue avales por tus conocimientos y experiencia.
    Revisa la sección Aptitudes y validaciones (Skills and Expertise) para dar prioridad a lo que es importante. Cuando haces esto, tus contactos tienen más probabilidades de avalar (endorse) los conocimientos adecuados, que a su vez muestran a los reclutadores y selectores que tienes lo que ellos están buscando. Lo que se quiere evitar es incluir habilidades y experiencia que no se relacionan con el trabajo o tu profesión. Eso simplemente diluye tu mensaje general.
  7. No permitas que tu educación revele tu edad.
    Tu educación, que pueden incluir formación especializada y certificaciones obtenidas, agrega valor a tus calificaciones. Al enumerar la información, tener precaución con las fechas. No es necesario indicar cuando te recibiste en la universidad, lo que puede revelar la edad en algunos casos. Tampoco incluir cualquier cosa que pueda ser demasiado anticuada. Quieres mostrar que tienes habilidades actuales que son valiosos para la profesión, habilidades no necesariamente fechadas.
  8. Unirse a grupos relevantes.
    LinkedIn ofrece unirse a Grupos de todas las áreas: asociaciones profesionales, grupos de profesionales de diversas industrias, grupos de alumnos, etc. Si son relevantes para tu profesión o habilidades necesarias para el trabajo, es bueno tener su insignia en tu perfil. Les deja saber a los reclutadores y selectores que estás conectado y activo en las redes que son importantes. También puedes beneficiarte al llevar las cosas un paso más allá en esos grupos  y participar en las discusiones o el intercambio de artículos interesantes para dejar tu huella por ahí. Muchos responsables de recursos humanos y de selección de personal buscan en los debates de grupos de interés para sacar posibles candidatos para ofertas de trabajo que tienen disponibles.
  9. Haz público tu perfil.
    Los perfiles de LinkedIn que son públicos permiten que otros vean la información, ya sea que estés conectado con ellos o no. Esta opción es mejor cuando eres postulante a un empleo.

Todo postulante hoy en día debe tener un perfil de LinkedIn, y debe chequearlo con la lista de arriba para crear uno más efectivo, con lo que tendrá mayores oportunidades.

Para más información, puedes ver también Cómo convertirse en un Jedi de LinkedIn