En el curso de mis trabajos en diferentes rubros, he conocido gente nueva todo el tiempo. Como resultado, he oído un montón de “discursos de ascensor” y un montón de presentaciones personales. De hecho, a menudo empiezo una conversación típica con el clásico “a qué te dedicas?”, sólo para ver lo que la persona con la que me encuentro dirá.

Mi observación personal es que el individuo que comienza con su historial de trabajo a partir de 1983, es ​​probable que me aburra antes. Soy demasiado educado (espero) para dejar que se note, pero cuando le hago esa pregunta, no estoy interesado en 20 o 30 años de historial de trabajo. Sé que puede sonar mal, pero eso no es lo que quiero oír. No pretendo que sea una pregunta con trampa tampoco. Me parece, sin embargo, que la forma en que una persona responde a la frase/pregunta “Entonces, háblame de ti mismo” puede ser muy revelador, y puede explicar por qué están todavía en el mercado de trabajo.

Esto es lo que quiero escuchar cuando le hago esa pregunta, y sospecho que su futuro empleador querría saber eso también.

1. ¿Cuál es tu especialidad?

¿En qué área eres un experto, o, en otras palabras, en qué área eres un especialista? En lugar de comenzar con el principio de tu historial de trabajo, comienza con tu experiencia más reciente y de ahí hacia atrás, pero sólo hasta donde sea pertinente. A menos que quieras hacer bostezar a tu oyente en unos pocos minutos, deberías comenzar con tu experiencia de trabajo más pertinente y más reciente. Evita comenzar con: “Mi primer trabajo fue como cadete en la tienda de comestibles cuando tenía 15 años (y ahora tienes 55).

2. ¿Cuáles son sus credenciales?

Puedes comenzar con tus credenciales, si son relevantes. Por ejemplo, “tengo un Doctorado en Liderazgo Educativo, pero ya no estoy trabajando directamente en el campo de la educación” ya no es pertinente. Si tus credenciales son pertinentes, entonces por supuesto, empieza con ellas. Por ejemplo, “soy especialista en marketing. Obtuve mi MBA de la Universidad ABC. Mi último proyecto fue (llene el espacio en blanco) con la Compañía XYZ “.

3. ¿Qué historias pueden sostener tus afirmaciones?

Cuenta una historia memorable que demuestre tu experiencia. Nunca somos demasiado viejos para escuchar una buena historia. Va a ser más memorable, y será una buena forma de generar una impresión positiva y duradera, si tienes una buena historia que contar, que ponga en relieve tu experiencia, y muestre tu profesionalismo de manera particular. Deberías practicar tu historia, pero no dejar que suene ensayada. Eso aburrirá a tu oyente. Trata de mejorarla lo suficiente cada vez que la cuentes, para hacerlo con entusiasmo, y lograr que no suenes aburrido de ti mismo.

4. ¿Cuál es la otra cara de la historia?

Evita quejarte de empleadores anteriores o malas experiencias de trabajo. Puede o no que lo sepas, pero a nadie le importa un quejoso. No te ofendas, pero en cuanto alguien empieza a dicirme qué lo trataron injustamente en su último trabajo, empiezo a pensar en la otra cara de la historia. Estoy seguro de que si yo fuera a hablar con la gente de tu trabajo anterior, ellos contarían la misma historia pero desde su punto de vista. Un potencial empleador lo podría tomar en cuenta, así que ten cuidado, y siempre, siempre, siempre, sé profesional.

5. ¿Qué pasa contigo?

No olvides preguntar para saber si tu oyente es apropiado. Si te vas a reunir con alguien en un café para una conversación informativa sobre una compañía en la que estás interesado, sería de gran ayuda, por no decir simples buenos modales, que hagas una o dos preguntas acerca de la persona con la que te vas a reunir.

He escuchado a gente que puede estar hablando de sí mismos por una hora o más sin respirar. A medida que nos separamos, observo que no han hecho una sola pregunta acerca de mí, así que no sé cómo podría ayudarlos. No es que no quiera hablar de mí mismo, pero me parece un poco desagradable hablar todo el tiempo de uno y no mostrar al menos un interés pasajero en la persona con quien estamos hablando.

La forma en que te presentas en estas conversaciones importantes es la forma en que estás construyendo tu marca personal y profesional. Creas tu marca con cada encuentro, independientemente de qué tipo de encuentro sea, tanto formal ó informal. Puedes crear una impresión duradera para bien o no, dependiendo de tu encuentro inicial con cada nuevo individuo que conozcas. Construye una marca que sea memorable por las razones correctas. Desarrolla una estrategia acerca de cómo presentarte. Será un esfuerzo que valdrá la pena.

Fuente: www.careerealism.com