Nada se siente peor que tener que arrastrarse a la oficina después de una mala noche de sueño. Tus pensamientos se traban, tu cuerpo se siente pesado, y, lo más probable es que no serás capaz de completar las tareas significativas durante el día (a menos que utilices estos hacks para mantenerte despierto).

Y, por mucho que te gustaría chasquear los dedos y transformarte en una persona brillante y alegre por la mañana, no va a suceder hasta que identifiques lo que sea que te impide dormir profundamente. ¿Hay demasiados dispositivos en tu habitación? ¿Tu colchón no te proporciona suficiente apoyo? O, peor aún, ¿podría ser que el postre ocasione que trabaje horas extras tu estómago?

Utiliza este diagrama de flujo de The Sleep Matters Club para encontrar tu mal hábito al dormir y aprender algunas maneras rápidas y fáciles para cambiarlo.

infografic

Fuente: The Muse