“La excelencia no es un acto, es un hábito”

– Aristóteles