1. Deberás perfeccionar tu CV
    Tu CV debe tener idealmente no más de 2 páginas para acaparar la atención, incluyendo contundente información sobre ti, tus logros, calificaciones, cualidades personales, visión y habilidades. Como la mayoría de los reclutadores no tienen tiempo para recorrer páginas y páginas de historial de carrera, asegúrate de que es claro y conciso, y está diseñado para mostrar tus habilidades y experiencia (incluyendo pruebas) más relevantes para cada rol particular que estés solicitando.
  2. Crearás una presencia en línea
    Los consultores pasan mucho de su tiempo realizando headhunting y búsqueda en línea de candidatos con los sistemas más adecuados para las funciones y competencias que están tratando de llenar. Por lo tanto, si tienes perfiles en línea en LinkedIn y Twitter, por ejemplo, es el primer paso para ser blanco de la búsqueda de un reclutador. Recuerda que lo que pones en las redes sociales puede ser vistos por los posibles empleadores y reclutadores, por lo que es importante que reflejes lo que quieres que vean.
  3. Deberás ser consistente
    Siempre es aconsejable tener el perfil de LinkedIn, tu CV y ​​las cuentas de cualquier otro medio de comunicación social actualizadas con información laboral relevante. Podrías ser el blanco de la búsqueda de un reclutador en cualquier momento, y las inconsistencias entre tus diferentes perfiles puede causar confusión y duda con respecto a tu relevancia para un rol. Si eres contactado por un reclutador y eres capaz de enviar de inmediato un CV actualizado, no retrasarás el procedimiento.
  4. Deberás ser un participante activo
    Si eres un miembro activo de distintos grupos dentro de tu industria en LinkedIn y Twitter, y asistes a eventos de forma proactiva y/o talleres y seminarios para mejorar tus habilidades, esto se refleja positivamente en ti. Demuestra tu compromiso con tu profesión y tu motivación. También aumentará tu perfil, haciéndote más visible para los reclutadores/empleadores potenciales, y aumentar tus posibilidades de ser recomendado por un colega dentro de tu red.
  5. Deberás hacer upload
    Incluso si no estás solicitando un trabajo específico, puedes cargar tu CV en las bolsas de trabajo y/o páginas web de empresas, para que fácilmente puedan encontrarte los reclutadores y empleadores potenciales en línea y dentro de las bases de datos internas cuando las oportunidades para las que eres apto se presenten. Pero al igual que con tus perfiles en línea, debes tener consistencia. Así que ten presente dónde has colocado tu CV, y ​​asegúrate de que las actualizaciones futuras se modifican en cada fuente.
  6. No solicitarás todo
    Es suficiente tener tu CV en varias bolsas de trabajo y con varios reclutadores para aumentar tus posibilidades de ser la elección frente a una oportunidad, pero si estás buscando de forma activa, no apliques para cada trabajo que aparezca. Sólo aplicar a las vacantes para las que estás realmente interesado, y que tienes la oportunidad de conseguir dado tu conjunto de habilidades y experiencia. Si tu CV es constantemente enviado a la bandeja de entrada de un reclutador, no será tomado en serio y puedes incluso ser pasado por alto para una posición para la que seas apto.
  7. Harás tu tarea
    Si se te ha presentado para una entrevista, debes hacer una investigación sobre la empresa, sus productos, su base de clientes y sobre el rol tan completa como sea posible. Es esencial para mostrar entusiasmo y compromiso, demostrando que has dedicado tiempo a la investigación a través de su página web y conocer sus valores, marca, y tener un conocimiento profundo de lo que hacen. También ayuda a armarse con una lista de preguntas para hacer en la entrevista y preparar respuestas a las preguntas que es probable que te hagan.
  8. Vestirás apropiadamente
    Para la mayoría de las entrevistas, el atuendo más adecuado será un elegante traje, camisa y corbata, o un traje y una blusa en el caso de las mujeres, pero esto no siempre es el caso. En algunos casos, especialmente dentro de la industria creativa, un enfoque menos formal puede ser más apropiado. Piensa también si tu cabello (incluyendo facial) y accesorios como piercings, joyas o bolso son apropiados para el entorno de trabajo.
  9. Honrarás al reclutador
    La paciencia es una virtud, hay algo que decir acerca de mostrarse interesado. Sin embargo, hay una línea muy fina entre perseguir, acechar y molestar a la gente innecesariamente. Un reclutador decente te actualizará tan pronto como tenga novedades, y también se comunicará contigo si algo ha sucedido que potencialmente pueda retrasar cualquier decisión. Por molestar y tratar de interpretar cada pequeño detalle, puedes cambiar la opinión de alguien sobre ti, y puede hacerte perder oportunidades futuras. Por otro lado, si te dijeron que tendrán noticias en un día en particular y la fecha ha pasado, entonces es obvio que está bien enviarle al reclutador un email o hacerle una llamada para ver qué está pasando.
  10. No serás un mal perdedor
    Si has pasado por un largo y minucioso proceso de entrevistas y sientes que has dado todo, es natural sentirse molesto si no te asegura el puesto. Pero siempre hay una posibilidad de que haya alguien también en carrera que se ajuste mejor al puesto. Puedes querer culpar a alguien, sobre todo al consultor de selección que te presentó, pero al hacerlo estarías alienando a la persona que vio tu potencial en el primer lugar, y arruinarías cualquier posibilidad de ser tenido en cuenta para oportunidades futuras. Utiliza paso atrás como parte de una curva de aprendizaje y de tu experiencia, pide un feedback si es posible y podrás asegurarte de no cometer los mismos errores otra vez.