Aptitudes Currículum Vitae: ¿Qué poner?

Aptitudes Currículum Vitae: ¿Qué poner?

A la hora de buscar trabajo, en general, a los candidatos les surgen dudas sobre qué “aptitudes currículum” incluir. Lo primero que debemos aclarar es que no hay una serie de cualidades que sí o sí deban aparecer en todos los cvs. Estas aptitudes variarán según el perfil del candidato y el puesto para el que se aplica.

De hecho, las “aptitudes currículum” que suelen incluirse en la mayoría de los cvs, son tan convencionales que, a ojos del empleador, significan muy poco. Leer “alta capacidad de organización” u “orientado a objetivos”, ya son lugares comunes del armado del cv y corren riesgo de pasar desapercibidos.

Qué poner en aptitudes para Currículum

Por eso, si estás a punto de definir qué poner en “aptitudes” en tu curriculum, te proponemos que te tomes un momento para pensar en dos cosas. Por un lado, cuáles son las cualidades que se describen en la búsqueda como excluyentes, y cuáles crees que lo son, aunque estén implícitas. Por ejemplo, si aplicas para un rol de coordinador, habrá una serie de soft skills que necesitarás para liderar un equipo.

Por otro lado, piensa en tus propias aptitudes a nivel personal. ¿Qué rasgos te han destacado tus antiguos empleadores que puedan ser útiles en este nuevo trabajo? Si tus amigos suelen destacar tu capacidad de escucha, encuentra una forma elegante de hacerlo ver en tu CV.

Como dijimos, no existen “aptitudes currículum” fijas y estables. Pero sí, podemos proponerte que encuentres un lugar en tu CV para incluir dos tipos de capacidades y habilidades.

ejemplos de aptitudes para curriculum

“Aptitudes currículum”: enumera tus hard skills

Las hard skills o llamadas habilidades “duras” son todas aquellas características que se te dan con facilidad. En parte son conocimientos técnicos aprendidos y ejercitados, aunque tienen un gran componente personal. Estas habilidades le permiten al empleador proyectar en qué tareas te desempeñarás mejor. Además, le permitirá prever qué otras nuevas hard skills podrías adquirir con el tiempo de ser necesario.

Algunos ejemplos de “aptitudes currículum” técnicas o hard skills:

  • Idiomas. Casi todas las empresas valoran que un candidato sepa más de un idioma. Si, por ejemplo, sabes inglés, te considerarán más apto a aprender un tercer idioma que si no supieras ninguno. Esto es así porque saber un segundo idioma demuestra un interés previo y cierta facilidad para incorporar nuevos idiomas.
  • Habilidades de redacción. Así escribir no sea tu tarea principal, redactar es una parte importante del día a día en casi todos los trabajos. Cada correo electrónico que salga de tu casilla laboral, lo hará en nombre de la empresa. Eso incluye la capacidad de ser concreto y claro, además de no tener errores de tipeo ni ortografía.
  • Habilidades digitales. Si sabes manejar plataformas digitales de cualquier tipo, serán útiles para prácticamente todos los empleos a los que apliques. Esto incluye redes sociales (si puedes leer e interpretar métricas, por ejemplo), o si utilizas software especializado para determinada actividad. Quizás no sean los mismos programas que usan en la empresa, pero te muestra abierto a aprender nuevas herramientas del mismo tipo.
  • Manejo o desarrollo de software o hardware. Si aplicas para un trabajo en tecnología, recuerda explayarte sobre todo lo que has aprendido y hecho, incluyendo lo que hiciste por tu cuenta. Si tienes algún portfolio o puedes demostrarlo en tu cv, ¡todavía mejor!

Algunos ejemplos de “aptitudes currículum” blandas o soft skills

Con el crecimiento exponencial de la tecnología, mucho se comenzó a hablar de las soft skills. Ocurre que, que los conocimientos técnicos, especialmente en el rubro tecnológico, por un tiempo fueron el foco de la atención. Sin embargo las soft skills o habilidades blandas son igualmente necesarias para el armado de un equipo. También, por supuesto, para su correcto funcionamiento.

El término soft skills hace referencia a todas aquellas características y habilidades de una persona que tienen que ver con su forma de ser. Se trata de aptitudes que no tienen nada que ver con lo técnico y se manifiestan a diario en un espacio laboral.

Por ejemplo:

  • Capacidad para adaptarse. Poder enfrentar los cambios con naturalidad es una habilidad altamente demandada en algún trabajos. Por ejemplo, si tu puesto tendrá movilidad o incluye gran cantidad de viajes, necesitarás este tipo de aptitud para sobrellevarlo.
  • Capacidad de resiliencia o tolerancia a la frustración. Los empleadores saben que habrá piedras en el camino. Pueden ocurrir errores, o algunos proyectos pueden fracasar. Por eso, querrán incluir en sus equipos personas que toleren bien la frustración.
  • Talento para la comunicación. Cada vez más, los empleadores observan este rasgo en los candidatos. Especialmente si el puesto tiene que ver con atención al público o demanda contactarse con el cliente, será fundamental demostrar habilidades comunicativas. Esto incluye ser claro, concreto y breve, pero también poder adaptarse a cada contexto y entender el tono y el humor de las situaciones comunicacionales.
  • Habilidades organizativas. Ser organizado, puntual y saber gestionar las prioridades son tres“aptitudes currículum” muy tradicionales. Si bien ambas son bien ponderadas por los empleadores, dependiendo del trabajo puede tratarse de características que te condicionen para ser contratado o no. 
  • Capacidad de trabajo en equipo. Ningún trabajo se hace en soledad. Ya sea que debas hablar con tus coordinadores o con tus subordinados, la comunicación será una constante en tu día a día. El trabajo en equipo, la capacidad de preguntar y delegar y la habilidad de hacerlo con respeto y educación, será bien valoradas por cualquier organización.
  • Agilidad (no rapidez). La agilidad es una cualidad muy deseada en puestos jerárquicos. La capacidad de resolver y tomar decisiones para no frenar los procesos es una de las “aptitudes currículum” más deseadas en un candidato. 

Cómo hacer un currículum paso a paso

1 -Informarte a fondo sobre la búsqueda para la que aplicas y seleccionar qué información incluirás en tu CV y cuál dejarás afuera. 

2- Una vez que tengas toda la información, organízala de manera tal que sea vistosa y fácil de encontrar. 

3- Elige un diseño para tu cv. Sé creativo si el puesto lo demanda, o un poco más formal se estás aplicando para un trabajo corporativo. 

4- Redacta una carta personal para cada búsqueda laboral.

Si deseas saber más sobre cómo hacer un currículum paso a paso, lee esta publicación en la que te explicamos más sobre cómo hacerlo.