¿Eres un adicto a los logros?

Como la mayoría de los profesionales ambiciosos, puede ser que estés luchando con una afección común: sentir que no estás haciendo lo suficiente para alcanzar tus metas. Amas el proceso de hacer más y mejores cosas. Siempre estás buscando estrategias de éxito y quieres aprender de los que han logrado sus objetivos.

Con los años, a través de nuestro trabajo con clientes, hemos entrevistado a cientos de personas de éxito. Y hemos descubierto una verdad universal sobre el éxito:

La forma más fácil para lograr el éxito, es creer en ti mismo.

Podrás burlarte de eso y decir: “Por supuesto que creo en mí mismo”. Pero, lo haces realmente? Responde “sí” o “no” a las siguientes preguntas:

  • Cuando experimentas una decepción, ¿te reprendes e inmediatamente piensas que es una señal de que no tienes lo que se necesita para tener éxito?
  • Cuando fallas, experimentas un período de tiempo, que puede durar desde un día y a veces más tiempo, sintiéndolo como un fracaso?
  • ¿Tienes una lista de certificados, carreras y/o clases que podrías tomar para sentir que eres capaz de tener éxito?
  • ¿Tienes la persistente creencia que no estás conforme y no sabes cómo se siente estarlo?
  • Sabes en qué eres bueno, pero ¿crees que con el fin de tener éxito, necesitas construir sobre tus puntos débiles?
  • ¿Las opiniones de amigos y familiares son importantes, tanto que si no están de acuerdo con las decisiones que tomas, te cuestionas?
  • ¿Esperas la aprobación de los demás en forma de dinero, poder, y/o cumplidos?
  • ¿Cambias regularmente la visión de tu trabajo en base a lo que otros te han dicho que piensan?
  • ¿Tiene una sensación constante de confusión en cuanto a lo que estás destinado a estar haciendo?
  • ¿Tienes diálogos internos mayormente negativos en lugar de positivos?

Si respondiste “sí” a más de cinco de las preguntas anteriores, es posible que no creas en tí mismo tanto como piensas. También puedes tener la creencia de que no se puede cambiar esa percepción. Sabemos que puedes, porque hemos visto que es posible. Con eso en mente, aquí hay tres estrategias para comenzar a utilizar el arma secreta del éxito: creer en uno mismo.

  1. Comenzar a ver las decepciones y fracasos como oportunidades
    Cuando algo no funciona o sale mal, supéralo rápidamente. Debes ver esa situación como una señal de que necesitas cambiar tu estrategia y probar algo diferente. Confía en estar dando tus mejores esfuerzos para alcanzar tus objetivos de negocio. El éxito requiere tiempo, y querrás asegurarte de estar disfrutando el proceso de alcanzar tus metas, tanto como alcanzarlas.
  2. Empezar a entrenar tu cerebro para que pensar en positivo
    Nuestros cerebros están diseñados para ser negativos. Revertir esos pensamientos negativos y tener una mente más positiva puede sonar cursi, pero funciona. Es un trabajo duro ser positivo, pero vale la pena, porque la negatividad puede frenarte. Barbara Fredrickson, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte, ha demostrado que el pensamiento positivo amplía las habilidades. Fredrickson se refiere a esto como broaden-and-build theory of positive emotions, que teoriza que las emociones positivas amplían tu sentido de las posibilidades y abren tu mente, lo que a su vez te permite construir nuevas habilidades y recursos que pueden proporcionar valor en otras áreas de tu vida. Los investigadores han sabido por mucho tiempo que las emociones negativas programan tu cerebro para hacer una acción específica, estrechan tu mente y enfocan tus pensamientos. Si tus pensamientos negativos se centran en no creer en ti mismo, pueden dominar tu capacidad de hacer otra cosa que no sea pensar en esa idea.
  3. Usar tus principales fortalezas en el trabajo que estás realizando
    Una de las mejores maneras de empezar a creer en ti mismo, es crear oportunidades en las que puedas brillar. Tira a la basura la idea anticuada de que el trabajo se supone que es duro. El trabajo debe ser un reto, hay una diferencia. Si la mayor parte de tu trabajo aprovecha tu talento innato, entonces te será más fácil creer en ti mismo. Hemos experimentado esto de primera mano.
    Mara Schmitman ha construido esta empresa alrededor de su “zona de genio”, y lo que ha descubierto es que el uso de su talento como combustible para su negocio le ha proporcionado no sólo una oportunidad para centrarse en ser una experta en algo en lo que es buena, sino que también le ha dado acceso a un sinfín de oportunidades.

Comienza con estas tres acciones y hazlo por un mes. Luego regresa a las 10 preguntas y ver si has mejorado. Creer en ti mismo no sólo es una herramienta para el éxito ilimitado, sino que es algo que podría cambiar tu vida.

Saludos,

Renzo Montuori