Trabajar en management no es tarea fácil. Ser responsable no sólo de tu propio trabajo, sino de el trabajo de varios empleados es un desafío. Como cualquier gerente te dirá, el despido de un empleado es una de las desventajas del management, pero un mal necesario. Aunque ciertamente no hay escasez de empleados que merecen ser despedidos, en su afán por proteger el nombre y la imagen de la empresa, de vez en cuando los gerentes se extralimitan. Estos son algunos ejemplos de bajas de personal que nos dejaron preguntando… ¿En qué estabas pensando?

  1. Intercambiando esposas: De acuerdo con una reciente demanda presentada en el Tribunal de Distrito de EE.UU., dos ayudantes del sheriff en Bossier Parish, LA, fueron despedidos recientemente por intercambiar esposas. Después de enamorarse y, finalmente irse a vivir con la esposa del otro, se les dijo a los ayudantes que estaban violando el Código de Conducta. Ellos fueron puestos bajo licencia administrativa no remunerada y se les dijo que no volvieran a trabajar hasta que cambiaran sus arreglos de vivienda. Se les dijo que una vez que estuviese hecho, se les degradaría y trasladaría al centro de detención y correccional del sheriff con un salario reducido. Después de negarse, ambos fueron despedidos. Su posterior declaración afirmó que no sólo no estaban haciendo nada ilegal, sino que la gerencia convenientemente hizo la vista gorda a otras actividades cuestionables que ocurrían en el departamento, incluyendo un ayudante que estaba en una relación amorosa con su nuera.
  2. Vestirse de naranja: Los empleados de un bufete legal de Florida tenían una larga tradición de verstir de naranja en el día de pago. Siendo que el naranja es el color del equipo de la University of Florida, los Gators, y de la fruta por la que el estado es conocido, sintieron que mostraban solidaridad cuando salían hacia el happy hour luego del trabajo. En 2012, la firma cambió de dueños, quienes vieron la costumbre como una forma de protesta, sin tener en cuenta que los empleados usaban el color antes que esto ocurriera. Al final, 14 empleados fueron despedidos sin indemnización por su elección en el color de sus ropas.
  3. Ser demasiado sexy: Melissa Nelson, un asistente dental de Iowa, fue despedida porque su empleador consideraba que “su belleza le distraía demasiado”. La mujer, felizmente casada y madre de dos, trabajó para su jefe durante más de diez años, antes de que los dos comenzaran a intercambiar casualmente mensajes de texto sobre el trabajo y asuntos personales. Cuando la esposa del empleador finalmente encontró los textos, ella insistió en que la despidiera. A pesar de admitir que Nelson era una buena empleada, su jefe sintió que seguir trabajando con ella podía conducir eventualmente a una aventura. Posteriormente fue despedida, y la Corte Suprema de Iowa confirmó que dicho despido no era discriminación sexual ilegal, ya que fue motivada por sentimientos, no por género.
  4. Escribir todo en mayúsculas: En un esfuerzo para alertar a sus compañeros de trabajo acerca de cierta información importante, una empleada de una compañía de salud de Nueva Zelanda escribió parte de su e-mail en mayúsculas, y a continuación lo destacó usando la fuente en color rojo y en negrita. La gerencia desaprobó su elección de la fuente, argumentando que causaba “falta de armonía en la oficina”. En consecuencia, fue despedida. A continuación, ella presentó una demanda por despido injustificado, durante la cual su empleador sólo fue capaz de presentar un e-mail para apoyar su caso. El tribunal falló a su favor y fue indemnizada con un acuerdo monetario.
  5. Detener a un ladrón de autos: Cuando un camarero en un restaurante tailandés en Fort Lauderdale, notó una conmoción fuera de su establecimiento, salió a investigar. Al ver a una mujer siendo asaltada por un hombre con un cuchillo, fué en su ayuda, desarmando al asaltante y sostieniéndolo en el suelo hasta que llegó la policía. A pesar de sus acción heroica, la gerencia no estaba felíz con la consiguiente publicidad resultante del altercado y lo despidió.

Los empleadores que se apresuran a despedir a los empleados por una o todas las razones, deben saber que las demandas de despido injustificado se han incrementado un 260 por ciento en los últimos 20 años, sólo en EE.UU. Al litigar, el 67% de las demandas resultaron favorables para el empleado, y de acuerdo con el Boone Management Group, el pago promedio por parte del empleador es de U$S 326.640. No en vano, el 97% de los casos se resuelven fuera de los tribunales, que resultan en pagos promedio de 40.000 dólares por parte del empleador. Así que la moraleja de la historia es: ten cuidado de a quién le disparas y asegúrate que sea por una buena razón!

Y vos, viviste alguna experiencia como estas que quieras compartir? Dejanos tu comentario.