A raíz de un comentario en la oficina, recordé este tema. Y por ejemplo el próximo 4 de junio (un mes atípico para fiestas) es el Corpus Christi, en España es feriado y para muchos, por extensión, puente. La cuestión es… ¿Si eres ateo deberías celebrar estas fiestas religiosas o ir a trabajar como un día cualquiera?

En Argentina por tradición (y porque el gobierno aún es Católico)  se celebran prácticamente solo fiestas cristianas (ej. Navidad) además de otras históricas (Día de la Bandera) o neutras (Día del Trabajo). Creyentes de otras religiones donde hay otras festividades han de adaptarse a esto y organizarse de otra manera. Pero los ateos tienen pocas fiestas “con personalidad” que celebrar.

Supongo que podrían inventarse fiestas neutras exentas de polémica como podrían ser el “Día de la Tierra”, el “Día de la Ciencia”, o algo parecido. Los ateos también pueden razonar que es normal para ellos celebrar las fiestas cristianas, dado que esos días nadie trabaja y sería poco práctico acudir a una fábrica vacía, a vender por teléfono cuando nadie está su empresa o salir a una calle con todas las tiendas cerradas (habría que modificar la Constitución para que esto fuera distinto y laico, pero eso es otra guerra).

Pero hay otras razón más definitiva todavía: el trabajo por cuenta ajena no es sino un intercambio de horas de trabajo por dinero: se trabaja más o menos 40 horas a la semana durante un año, y se recibe un dinero anual repartido en 12, 13 o el número de pagos que se acuerde. Pero las horas han de ser siempre las mismas.

Dejando aparte redondeos y el periodo de vacaciones, el artículo 37.2 del Estatuto de los Trabajadores de España, por ejemplo establece que:

Los trabajadores tienen derecho a 14 días festivos retribuidos y no recuperables.

Y no se menciona la religión. Es decir: seas ateo o creyente, tendrás 14 días festivos. Lo que sucede es que los creyentes los celebran en las fechas tradicionalmente cristianas y el resto también por conveniencia. De hecho en ciertos puestos de trabajo a veces se negocia que sean otros días distintos y no pasa nada. Eso es algo que también podrían hacer los ateos aún no siendo creyentes porque los días de fiesta son festivos por ley (o decreto), no porque haya que celebrar obligatoriamente las fiestas religiosas.

Si estás en el grupo de las personas ateas o judías, que no te extrañe escuchar algo como: -¿Por qué haces fiesta en Navidad si eres ateo/judío, en vez de ir a trabajar?

A lo que deberás contestar: -Porque es obligatorio por ley.

No deja de tener su punto irónico que las actuales fiestas laborales se basen en su mayoría en las fiestas cristianas que a su vez se “adaptaron” en la antiguedad de las dedicadas a deidades romanas o a las fiestas paganas equivalentes, como el solsticio de invierno…

Saludos,

Renzo Montuori