Si estás en la búsqueda de trabajo, hay algo importante que hay que saber: aproximadamente cinco de cada 1000 aplicaciones en línea para un puesto de trabajo llegan al reclutador. Las empresas están a menudo tan inundadas de solicitudes por sus anuncios de trabajo en línea, que tu aplicación se pierde. Ellos eligen a unas pocas personas que están probablemente demasiado cualificadas para el trabajo, y descartan al resto.

Además de eso (y tal vez por eso), alrededor del 70% u 80% de todos los puestos de trabajo disponibles nunca se publican. Si sumamos esos dos motivos, te quedas afuera de casi todos los trabajos a los que aplicas.

Esta es la razón por la que debe entrar en el mercado laboral oculto.

¿Cuál es el mercado laboral oculto?

El mercado laboral oculto se compone de todos los puestos de trabajo que las empresas no han publicado, pero están disponibles para ser ocupados. Cuando aprendas a aprovechar estos trabajos ocultos, aumentarás dramáticamente tus posibilidades de conseguir entrevistas.

Piensa en cuántos puestos de trabajo has visto publicado en línea últimamente. Ahora, piensa en el hecho de que entre el 70% y el 80% de los puestos de trabajo no se publican en línea en absoluto. Multiplica los puestos de trabajo que has visto en línea por tres o cuatro y tendrás una idea bastante buena de las ofertas de trabajo que están disponibles en este momento.

Esas ofertas de trabajo son una mina de oro para ti, un tesoro a la espera de que puedas encontrarlo.

¿Cómo encontrar trabajos ocultos?

Por desgracia para ti, no hay una “X” marcándolos. Sin embargo, tienes una gran pista: no vayas por el trabajo; debes ir tras el reclutador, el director de recursos humanos, o tras el que toma las decisiones de contratación para ese puesto.

Identifica a esas personas, y ponte en contacto con ellos directamente. Ellos saben, más que nadie más, los requerimientos que tienen por delante y cuando necesitarán a alguien, mucho antes de que se publique en una bolsa de trabajo. Si puedes dar con ellos antes que publiquen la búsqueda, te dará una mejor oportunidad para el éxito, porque entonces eres el pez grande en un estanque pequeño de los solicitantes potenciales, en lugar de ser sólo un pez en un océano de postulantes que vieron el anuncio en línea.

Identifica a las empresas en las que te gustaría trabajar, como primer paso. Busca en tu industria los nombres de las organizaciones que hacen lo que haces, cuantos más mejor. Usa Google, busca en su red de contactos, y sin duda utiliza LinkedIn. Encontrarás el contacto dentro de esas empresas. Busca obtener el nombre y la dirección de correo electrónico de la persona que potencialmente podría ser tu jefe. Con ellos necesitas estar hablando.

Obtener más entrevistas

Cuantos más puestos de trabajo te pongas como meta, más entrevistas obtendrás. Es matemática pura. Estadísticamente, tendrás un cierto número de entrevistas para cada X número de oportunidades por las que vayas. Las opiniones sobre esto varían, pero el concepto es el mismo: si vas por más oportunidades, vas a terminar con más entrevistas.

Empieza hoy

No hay tiempo como el presente. Empieza a buscar. Haz el contacto, inicia esa relación, y ponte en el radar. Eso te llevará directamente a esos trabajos ocultos.