El mantenimiento de tu presencia en línea hoy es más importante que nunca. Si deseas ser tomado en serio por los empleadores, clientes y otros contactos profesionales, necesitas darle a tu perfil de LinkedIn un lavado de cara. He aquí diez consejos para hacerlo.

1- Cambia la foto.

Sé que es tentador usar esa “impresionante” foto de esa fiesta salvaje, pero si quieres ir en serio sobre tu marca personal, no lo hagas. En muchos casos, tu foto de LinkedIn es su primera impresión. Es lo primero que la gente ve cuando te buscan en línea. Quieres que la primera impresión sea buena, ¿no?

Estos son algunos consejos rápidos para tomar / elegir una foto para LinkedIn apropiada:

  • Utiliza una foto actual.
  • No debe tener otras personas / objetos en tu foto.
  • Asegúrate de que está bien iluminada y no borrosa.
  • No utilices filtros Instagram (vamos chicos!).
  • NO CARAS. SIMPLEMENTE NO. (menos el duckface… por favor!)
  • Sonríe y asegúrate de que estás mirando a la cámara.
  • No utilices una foto en blanco y negro.

Una palabra sobre selfies: Idealmente, querrás conseguir una foto hecha profesionalmente por un fotógrafo. Dicho esto, no siempre es realista. En lugar de tomar una selfie en el teléfono (por favor, no lo hagas… es demasiado tentador hacer cara de pato), toma la selfie desde tu computadora. Vé a una habitación bien iluminada con un fondo y toma una instantánea de la cámara del ordenador. Es mejor que nada!

Hagas lo que hagas, sin embargo, asegúrate de que tienes una foto de LinkedIn. No tenerla no te hará ningún favor.

2- Escribe una cabecera precisa y fácil de leer.

Junto con tu foto, el encabezado es una de las primeras cosas que la gente ve cuando mira un perfil de LinkedIn. Debes ingresar allí la mayor cantidad de información relevante acerca de tus competencias y cualificaciones como sea posible.

El encabezado debe incorporar tus habilidades clave, rasgos e industria (incluyendo habilidades de nicho). En lo personal, me gusta quienes incluyen el nombre de la empresa también.

También, para mantenerlo claro y fácil de leer, separa las palabras clave con |. ¿Por qué son tan importantes las palabras clave? Tenerlas aumenta tus posibilidades de aparecer en una búsqueda (SEO).

He aquí un ejemplo:

Content Marketing | Social Media Management | Blogging
Si no tienes un trabajo y no estás seguro de qué escribir en el encabezado, piensa en un conjunto de habilidades clave, rasgos, e industria. Con esa información, será fácil elaborar una gran presentación.

Advertencia: No digas, “En busca de oportunidades”, si no tienes un trabajo. Este es un gran error. El encabezado es una pieza de gran valor en LinkedIn, y diciendo algo como esto, no estás usando esa ubicación privilegiada a tu favor.

3-  Elabora un resumen coherente que destaque tu mejor repertorio.

En esta sección, se debe poner en relieve tus mejores habilidades, calificaciones y logros. También me gusta cuando incluyen una marca personal que les da personalidad.

He aquí un ejemplo:

Orgulloso graduado de XXX, apasionado por ayudar a estudiantes y jóvenes profesionales a poner en marcha sus carreras de una manera divertida!
Sigue lo que estoy haciendo en Twitter: @SchmitmanHR 

Administración de un equipo de 7 personas. 3+ años en Gestión de contenidos en línea y estrategia. 3+ años en estrategia de social media.

ESPECIALIDADES:

  • Escribir, blogs
  • estrategia de contenido
  • gestión editorial
  • Estrategia de social media

Consejo: Agregar a enlaces o subir proyectos que muestren tus habilidades / logros en la sección Resumen para darle un aspecto visual.

4- Dale un toque de sabor a tu experiencia laboral usando números.

Cuantificar, cuantificar, cuantificar! Querrás cuantificar tu experiencia siempre que puedas. A la gente le gusta ver los números. Les gusta ver resultados, no sólo tareas.

He aquí un ejemplo:

  • Gestión de equipo de 7 empleados en Schmitman HR.
  • Selección, creación, edición, optimización, programación, y publicación de más de 30 artículos por semana en distintos medios.
  • Creación, implementación y administración de al menos 2 iniciativas de contenido al año, iniciativas notables entre ellas el Proyecto XYZ, que contó con más de 35 expertos superiores de carrera y consiguió 4.500 nuevos suscriptores de correo electrónico dentro de los 30 días.

Ves cómo se transmiten los resultados? Pruébalo con tu propia experiencia de trabajo!

5- Agrega grandes proyectos o logros.

LinkedIn tiene una gran característica que te permite subir/añadir enlaces a tus logros o proyectos notables. Toma ventaja de esta característica! Añade un aspecto visual agradable que no sólo muestra tu mejor trabajo, sino también rompe tu perfil y lo hace más fácil de absorber.

6- Actualiza la sección Top Skills.

Añade nuevas habilidades relevantes que desees mostrar. (Nótese que dije relevantes: no querrás diluir tu perfil con habilidades que no agregan valor a tu marca. Sólo añadir lo que sea necesario.)

7- Agrega tu trabajo voluntario.

¿Eres un voluntario regular? Muestra eso en tu perfil de LinkedIn. En la mayoría de los casos, cuenta como experiencia laboral no relacionada.

8- Añadir organizaciones profesionales/pertinentes en las que estés involucrado.

¿Eres miembro de una fundación? ¿Perteneces a un grupo de profesionales? Añádelo a tu sección de Organizaciones! A los empleadores les gusta ver que estás involucrado, y dedicado a tu desarrollo profesional más allá de la oficina.

9. No olvides la sección Honores y Premios!

¿Ha recibido honores profesionales o premios? Muéstralos! Estos son especialmente útiles si se relacionan con grandes proyectos.

Por ejemplo, si has recibido un premio por tu trabajo en un gran proyecto, asegúrate de mostrar tanto el proyecto como el premio en tu perfil de LinkedIn. Ayuda a respaldar tus habilidades y experiencia en esa área.

10- Avales & Recomendaciones.

Tener recomendaciones para mostrar en tu perfil de LinkedIn es importante. Muestra que otros están dispuestos a respaldar tus declaraciones profesionales.

Dicho esto, si deseas conseguir, debes dar. Trata de dar Avales y Recomendaciones cada semana a las conexiones de las que puedes dar fe. La gente a menudo devuelve el favor.