Antes de que existieran los medios de comunicación social, los empleadores principalmente optaban por un solicitante en base a la entrevista y lo que sus anteriores empleadores y referencias decían de él. Hoy en día, es una historia completamente diferente. Los medios sociales han permitido que los empleadores se asomen a la vida profesional y personal de un candidato para el puesto.

Las redes sociales como LinkedIn, Facebook, Instagram y Twitter permiten a los empleadores, no sólo saber un poco más de solicitantes de empleo cuando están considerando su contratación, sino también antes de una entrevista e incluso cuando el individuo no ha solicitado el trabajo. Y esto es lo que los empleadores están buscando en las redes sociales:

Tu personalidad/pasión.

Tu personalidad y tu pasión puede llegar a través del tipo de información que compartes, así como tus comentarios hacia otras publicaciones. Por ejemplo, si eres un profesional en el rubro de IT, los empleadores buscarán la forma apasionada en la que estás atento sobre la última tecnología, actualizaciones de software y aparatos que salen al mercado. Alguien que está compartiendo y hablando de este tipo de información en las redes sociales claramente tiene una pasión por ello.

Tus calificaciones para el trabajo.

El hecho de que tu CV indique que tienes una cierta cantidad de experiencia y habilidades, no significa que el empleador tome tu palabra al pié de la letra. Cuando van a las redes sociales, pueden ver si tu información en tu perfil de LinkedIn coincide con lo que tienes en tu currículum. Está claro que es menos probable que mientas en LinkedIn, cuando tienes otros contactos que conoces que también buscan esa información. Los empleadores también están buscando saber si hay alguna recomendación de un supervisor anterior, clientes o compañeros de trabajo, que puedan ofrecer una visión de tu persona en el ámbito laboral.

Tu profesionalismo.

El profesionalismo se vé a través de tu foto de perfil, así como en la información que se presente en dicho perfil. Asegúrate de que la foto de perfil que utilizas en LinkedIn refleja cómo te presentas a una entrevista de trabajo. Y mientras que Facebook y Twitter se utiliza comúnmente más para actividad personal, asegúrate de que no presentan nada que pudiera levantar cejas. No se trata sólo de lo que muestras a través de fotos/videos, sino todo, desde tus tweets, actualizaciones de estado hasta los comentarios en otros mensajes. También debes evitar tener un perfil que muestre las faltas de ortografía, gramática incorrecta y malas palabras, ya que todo puede ser visto negativamente por el empleador potencial.

Tu interés por el empleador.

Al igual que los individuos, las empresas tienen su presencia en los medios sociales con sus propias páginas. Cuando los empleadores vean te ha gustado o que estás siguiéndolos, deja una impresión más positiva de ti. Les indica que eres un candidato serio que está verdaderamente interesado en trabajar con ellos.

Tus seguidores.

Claro que es bueno tener muchos seguidores y contactos en tu red, pero querrás demostrar que son principalmente personas en tu espacio de trabajo y profesión. Comienza a construir una red incluyendo a esas personas, pensando en el potencial empleador mirando tu perfil, ya que les estarás diciendo que eres una persona de valor en el campo de trabajo, y bien conectado. No te limites a añadir al azar cualquier contacto que pueda llegar a sumar solo un número de contactos en los medios sociales; son los contactos pertinentes los que cuentan cuando los empleadores ven tu perfil.