Las dos preguntas que, durante las entrevistas de trabajo, les causan a los buscadores de trabajo una gran ansiedad son:

  1. ¿Cuánto dinero ganas en tu actual/último trabajo?
  2. ¿Cuáles son tus expectativas salariales para este puesto?

Sabes que cualquier pregunta centrada en el dinero (pasado ​​o presente) es un indicador de que los empleadores quieren saber si pueden pagarte y cuánto se puede ofrecer. Es normal temer que si dices un número demasiado bajo, dejarás dinero sobre la mesa, y si dices un número demasiado alto, puedas perder esta oportunidad.

¿Entonces qué conviene hacer? ¿Cómo se puede responder preguntas sobre salario en la entrevista?

Meta #1: Desviar

Tu meta más grande, con cualquiera de estas preguntas, es no dar ninguna respuesta en absoluto. A lo largo del proceso de entrevista, trata de evitar cualquier discusión sobre dinero o salario durante el mayor tiempo posible, y nunca, nunca sacar el tema del dinero preguntando sobre el salario para el puesto. El escenario ideal implica que lleguen a amarte y quererte para el trabajo antes de tener cualquier discusión salarial, porque entonces tu posición de negociación es más fuerte.

Cómo responder a “¿Cuánto dinero ganas en tu actual/último trabajo?”

Respuesta #1:

“Mi posición anterior es diferente a ésta, por lo que no veo que mi sueldo pasado sea relevante para este caso. Pero lo que realmente quiero es responder a todas sus preguntas sobre mis habilidades y calificaciones para ver si está de acuerdo de que soy la persona adecuada para el trabajo. Estoy seguro de que si soy el indicado, podemos llegar a un acuerdo sobre la compensación. Estoy muy entusiasmado con la posibilidad de trabajar aquí”.

Respuesta #2:

Pregunta: “¿Cuál es el rango de salario que tienen para este puesto?” Cuando te contesten, puedes decir “Me siento cómodo con eso. Si me ofrecen un salario dentro de ese rango, no voy a declinar la oferta por un tema de dinero.”

Respuesta #3:

Diles cuánto ganas en tu actual trabajo. En la mayoría de los casos, lo que realmente quieren saber es si pueden pagarte. Si has hecho tu tarea y sabes lo que es una oferta razonable para este puesto, en esta ubicación geográfica, sabrás si te ofrecen un salario que es demasiado bajo. Siempre se puede negociar un salario más alto (en base a tu investigación) después de tener la oferta en la mano.

Cómo responder a “¿Cuáles son tus expectativas salariales para este puesto?”

La buena noticia es que si te hacen esta pregunta, están pensando en ofrecerte el trabajo.

Respuesta #1:

Sonríe y pregunta “¿Significa que les gustaría ofrecerme el trabajo?”

Respuesta #2:

Pregunta: “¿Cuál es el rango de salario para este puesto?” Cuando te contesten, puedes decir “Me siento cómodo con eso. Si decidimos que yo soy un buen candidato para este trabajo, estaré de acuerdo en discutir un salario dentro de ese rango.”

Respuesta #3:

“Estoy más interesado en saber si me ajusto al perfil que están buscando. Estoy seguro de que me van a ofrecer un salario que sea apropiado para las responsabilidades del trabajo”.

Mantén tu enfoque en la venta de ti mismo para el trabajo. Si ellos no quieren contratarte, realmente no tienen nada que discutir.

Aquí está la advertencia para cualquier discusión salarial: Cada situación es diferente. Es por eso que hay varias opciones diferentes para cada pregunta. Deberás decidir lo que la situación requiera, y lo que te haga sentir cómodo. Cuanto más investigues los niveles salariales de la empresa antes de tiempo, más fácil será responder a estas preguntas.